sábado, 20 de julio de 2019 0 comentarios

Siguiendo con la guerra de sucesión (XXIII)


En medio de esta actividad militar, el 29 de Junio de 1707, Felipe V promulgó para Valencia y Aragón una legislación novedosa, progresista, acorde con el espíritu de los tiempos, cuya idea no estaba muy alejada de los pensamientos de su contrincante el archiduque: el decreto de Nueva Planta.

jueves, 18 de julio de 2019 0 comentarios

LA REVUELTA COMUNERA (23)

Pedro Girón sería finalmente acusado de traidor cuando abandonó la causa comunera. Personalmente dudo que hubiese traición, sino más bien asco y desilusión por lo que veía a su alrededor, como por asco y desilusión acabarían abandonando tantos y tantos, entre ellos Pedro Laso de la Vega.

martes, 16 de julio de 2019 0 comentarios

Inquisidores (1)

INQUISIDORES

La sucesión de los inquisidores generales estaba marcada por el rey, con la sanción favorable del Papa. Sin sanción papal no había inquisidor, y sin inquisidor no había Inquisición. No obstante, “los inquisidores generales son ante todo colaboradores de los reyes y su cargo es de carácter político tanto o más que eclesiástico.”

¿Qué concepto tiene el vulgo sobre los inquisidores? Personas torvas, incultas, ávidas de sangre, capaces de las mayores villanías, que sin lugar a dudas llevaban a cabo cada día, sin respeto alguno por nada ni por nadie… Nada que pueda ceñirse a la realidad; entre los inquisidores encontramos las mentes más preclaras del pensamiento. “En el siglo XVI, por lo menos, la mayoría de ellos fueron hombres cultos y finalmente más bien moderados. Pensemos en Cisneros, quién, al fundar la universidad de Alcalá, no inquirió sobre los antecedentes de los profesores; los hermanos Juan y Francisco de Vergara, conversos, pudieron enseñar sin problemas.”

Y nada menos que “Dieciséis inquisidores generales fueron elevados al cardenalato.”  Decididamente no estamos hablando de torpeza intelectual. “El inquisidor general que se acerca más al tópico habitual es tal vez Fernando de Valdés, aunque conviene observar que le tocó presidir el Santo Oficio cuando se estaban gestando en toda Europa los grandes cambios ideológicos de los años 1558-1559… En el siglo XVII y parte del XVIII, los inquisidores generales parecen más mediocres… A finales del siglo XVII volvemos a encontrar inquisidores generales de gran cultura y protagonismo social.”  Pero claro, este es el caso más propicio para aplicar aquel dicho popular de que “aquí, el más tonto hace relojes”.

Un problema que se planteó la Inquisición era el de proveer los cargos con personas que no tuviesen vínculos con la población a efectos que el trato y la investigación no sufriesen por la relación familiar o vecinal de los responsables.

“La dotación de los cargos de Inquisición fue generalmente satisfecha por habitantes del entorno de cada tribunal, a pesar de que desde muy pronto se dieron recomendaciones para evitar que los tribunales de distrito estuviesen dirigidos e integrados por personas con vínculos de naturaleza o sangre en el territorio donde debían actuar…. Sin embargo, tal requisito fue sistemáticamente incumplido, pues las intenciones de buscar personas teóricamente independientes que se ocupasen de los tribunales toparon con la necesidad de contar con sujetos conocedores del entorno.”

El ámbito jurisdiccional de los tribunales era bastante amplio; debemos tener en cuenta el número máximo alcanzado fue de veinte, más el de Lima y el de México y el de Cartagena de Indias, que fueron creados en etapas posteriores, y cuya jurisdicción era inmensa, alcanzando hasta Filipinas. Estas enormes jurisdicciones, que ya eran grandes en los reinos peninsulares, unido al exiguo número de inquisidores y a la exquisitez de los métodos de análisis aplicados, hacen forzosamente exiguo el número de reos, que sólo parece grande cuando se prescinde de repartirlos en el tiempo. “Cuando la reina falleció en 1504 había nueve tribunales en la Corona de Castilla: Sevilla, Córdoba, Jaén, Cádiz-Jerez, Granada, Toledo-Ciudad Real, Cuenca, Llerena y Murcia-Cartagena. Al margen de esta distribución aparecían de vez en cuando inquisidores en lugares en los que después no habrá ningún tipo de tribunal estable, como por ejemplo Guadalupe (1485), Valladolid (1485) o Ávila (1490-1500).”

En cuanto al número de funcionarios, “rondaban el centenar hacia 1504” , año del fallecimiento de la Reina, y su evolución fue acorde con la distribución de los tribunales, que no vieron incrementada su dotación de personal.

“Desde el principio se prefirió nombrar a juristas más que a teólogos para las plazas de inquisidores. Ésta es la razón por la cual los tribunales tenían que acudir a las calificaciones de los teólogos para determinar la importancia y el alcance de las delaciones por herejía” , y estos trámites, lógicamente, dilataban los procesos. Pero debemos tener en cuenta al abordar esta cuestión, que las pesquisas, en su mayor parte, se realizaban antes de procederse a la detención del reo, por lo que su causa y su presidio no se veía prolongado por la pesquisa, sino que, en todo caso, se veía provocado por el resultado de la misma, o de otro modo, el reo ni tan siquiera se enteraba que había sido investigado. Y es que la labor de la Inquisición era inquirir, y aunque sólo sea por la filosofía puntillosa de la Inquisición, debemos hacer hincapié en la cuestión y señalar que “inquirir es interrogar a testigos sobre los hechos o dichos de que alguno es denunciado al Santo Oficio. “Alguna vez significa solamente informes reservados por medio del comisario” , siendo que “los comisarios fueron, ante todo, curas párrocos… estos clérigos muy pocas veces expresaron su condición de agentes inquisitoriales”  y en la mayoría de las ocasiones se limitaban a responder las cuestiones que les eran planteadas por el inquisidor.

Lo que es de destacar en cualquier caso, es la formación de los responsables inquisitoriales; “sean teólogos o juristas, los inquisidores suelen ser, por lo menos en el siglo XVI y en la primera mitad del siglo XVII, hombres que han tenido una formación universitaria esmerada.”

En 1481 es nombrado inquisidor general de Aragón Gaspar Jutglar, quien posteriormente nombra a Juan Orts y a Juan Gualbes, los cuales son destituidos por el papa Sixto IV, a lo que Fernando el Católico responde  rogando “que vuelva a restituirles en sus puestos y que otorgue poder a Jutglar para nombrar y destituir inquisidores, prolongándose ese poder a otro fraile ‘para que siempre tengamos en dicha provincia inquisidores que nos sean gratos, porque estamos decididos a no permitir jamás que otros, contra nuestra voluntad, ejerzan ese oficio’.”
Hemos visto que en 1478 se implantó en España el Tribunal de la Santa Inquisición, siendo nombrado Torquemada como inquisidor general en 1482, que posteriormente sería nombrado también inquisisidor de Aragón el año 1483. La Inquisición era la primera institución común a los reinos hispánicos, que imperaba por encima de las legislaciones particulares. El motivo fue que, ante las quejas de contrafuero presentadas en Valencia, Zaragoza y Lérida, “Fernando determinó que la defensa de la fe era una actividad de tal supremacía que los fueros no podían escudar la herejía”.

En 1498, a la muerte de Tomás de Torquemada fue nombrado inquisidor General Diego Deza, que como Torquemada, era de ascendencia judío conversa. Sería depuesto por el rey Fernando en 1507, que puso en su lugar al Cardenal Cisneros.

Durante el mandato de Deza, desarrollado en un momento de desestabilización política, se dieron unas situaciones poco acordes con el espíritu de la Inquisición; entre otras, el inquisidor de Córdoba, Diego Rodriguez Lucero, que aprovechó el fallecimiento de la reina para iniciar su actividad corrupta. Cometió una serie de excesos, como el procesamiento de Hernando de Talavera (al que los propios judíos llaman santo) . Su actividad acabó cuando, acabada la crisis (1504-1597) la normalidad volvió la corona.

“El Cardenal Ximenez de Cisneros tercer inquisidor general de España tenía talento, ciencia y justificación. Lo dio bien á entender en el expediente de Cordova; en la proteccion á Lebrija y otros varios literatos eruditos y en otras varias ocasiones”   quedan tratadas en otras partes de este estudio.

El Cardenal Cisneros, gran intelectual, gran humanista, gran español y gran católico, expurgó el tribunal y lo extendió a Orán y a América el año 1515, donde se intituyeron tribunales en Cuba, México, Lima y Cartagena de Indias. Pero tribunales más acordes con las necesidades no existieron hasta 1570.

domingo, 14 de julio de 2019 0 comentarios

Las Casas, un payaso al servicio de la corona (6)

Hecho inaudito en la Historia de la Humanidad, el conquistador se cuestiona, con razonamientos profundamente jurídicos, su derecho a la conquista. España se planteaba cuales eran las funciones que el derecho le permitía desarrollar en esas nuevas tierras y con esas nuevas gentes. Ni Roma, madre de España y madre del derecho, había llevado a cabo algo semejante.
viernes, 12 de julio de 2019 0 comentarios

ENEMIGOS DE ESPAÑA GOBERNANDO ESPAÑA: EL CASO DEL SUMBARINO (XIV)

Concas, que había estado destinado en la Comisión de Marina en Londres, amigo personal de Cánovas y que había tratado de que Peral aceptara, sin éxito, entrevistarse con Zaharoff, se contaba entre los enemigos más acérrimos de Peral.

Pero en la comisión había otros “amigos” de Peral: el capitán de fragata Emilio Ruiz del Árbol, que había sido Agregado Naval en Washington, o el teniente de navío Francisco Chacón Pery. Todos los que se opusieron al proyecto de Peral dentro del Ministerio de Marina, tuvieron relación en algún momento de su carrera con comisiones en el extranjero: Víctor Concas, en Londres; Bermejo, en Berlín; Ruiz del árbol, estaba en Cuba y desapareció en EE. UU. al estallar la guerra…

jueves, 11 de julio de 2019 0 comentarios

DESARROLLO HISTÓRICO DEL SEPARATISMO EN FILIPINAS (10)

La cuestión debió ser tenida como de importancia secundaria por Aguinaldo, pues el  27 de junio siguiente  firmó el convenio con el cónsul general de los Estados unidos en Singapur, Mr. Pratt, que decía así:

0 comentarios

Tal día como hoy, once de julio





El 11 de julio de 1898 dimitía el gobierno español en pleno. En el parlamento británico, Lord Salsburi lanzó un discurso del que se hizo eco la prensa española. El mismo no hacía referencia a España, pero el análisis sosegado del mismo era de una inmensa almoneda donde la Patria, repartida en trozos, Cuba, Puerto Rico, Filipinas, Carolinas, Marianas, Palaos, Fernando Poo, Río de Oro, Canarias, Ceuta, Melilla, Baleares… se presentaba a pública subasta.
lunes, 8 de julio de 2019 0 comentarios

La guerra de los segadores (6)

Sea como fuere, la verdad es que la derrota de Leucata y Salces acabó significando la pérdida de Perpiñán, pero lo que más se temía en Barcelona, con Pau Claris a la cabeza, era que, según rumores, “se intentaba castigar a los caballeros que hubieran faltado a su obligación, despojándoles de los bienes y mercedes que gozaban de la Corona y agraciando con ellos a los que cumplieron con su deber, debieron de influir sin duda en la actuación sucesiva del Brazo Militar y de los diputados de la Generalidad, que comenzaron por manifestar su desazón con sendos memoriales al Rey, cargados de resentimiento, de invectivas contra los ejércitos de naciones, es decir, no catalanes, y de rudos acentos de protesta por lo que unos y otros creyeron infracción constitucional en la llamada a las armas.”

sábado, 6 de julio de 2019 3 comentarios

LA REVOLUCIÓN CANTONAL (10)

Al cantón de Cádiz se unieron otras poblaciones como La Línea de la Concepción, Vejer de la Frontera, Puerto Real, y otros.

jueves, 4 de julio de 2019 0 comentarios

El conde-duque de Olivares (7)

Pocos historiadores tratan con cariño la figura del conde duque, a la que sin embargo no le niegan prendas: “varón de ánimo constante, de gran resolución, de notable injenio”, que son oscurecidas, tras una breve coma indicando que  eran “prendas que oscurecían ser nada señor de sí, poseido de una extraña ambicion, vengativo á veces, pocas generoso y soberbio siempre, no pensaba con maduro exámen las cosas. Emprendia las mas árduas sin considerar cuales serian sus resultas, y las dejaba de todo punto al arbitrio de la ciega fortuna. Ni cuidaba de ganar amigos, ni de servir á buenos…/… para los que murmuraban de él no tenia el disimulo por castigo…/… belicoso, siempre estaba atento a las materias del estado…/… ”

 
;