sábado, 16 de febrero de 2019 0 comentarios

El aprendiz de Quijote




CAPÍTULO I




Era el último día de clase, y los niños, alborozados por las inminentes vacaciones, quemaban con sus risas y ocurrencias los últimos momentos que pasarían juntos antes del inicio del nuevo curso.

El maestro, que a duras penas podía contener la algarabía, se despidió de todos:

Hasta el próximo curso. Espero que paséis unas buenas vacaciones y que cuando nos volvamos a encontrar vengáis con fuerzas renovadas.

El grupo se disolvió en un gran bullicio, partiendo cada uno cuando sentían cerca la hora de la comida.

Roger y Juan llevaban el mismo camino. Vivían en el mismo barrio; eran compañeros de colegio desde preescolar, e inseparables amigos de juego y de trastadas, diseminadas desde la misma salida de clase hasta que se veían forzados a encerrarse en casa, obedeciendo finalmente a los requerimientos de sus progenitores.

 
;