sábado, 30 de mayo de 2020 0 comentarios

La esclavitud en España y las leyes (1)

La esclavitud en España y las leyes


El hecho de la esclavitud se remonta a la prehistoria, como a la prehistoria se remonta el hecho de la guerra, de donde parece surgir como alternativa clemente a la ejecución del vencido.
Como consecuencia, la legislación más antigua conocida hace mención a este detalle.

viernes, 29 de mayo de 2020 0 comentarios

LA MARINA ESPAÑOLA ANTE EL DESASTRE DE 1898 (5)

Las potencias extranjeras, como ahora mismo, también eran conocedoras entonces de esa situación, por lo que, con la tranquilidad que brinda semejante actitud, el 6 de agosto de 1885, el gobierno alemán anunciaba al gobierno español su intención de ocupar las Carolinas, a las que consideraba res nullius, territorio sin dueño.

miércoles, 27 de mayo de 2020 0 comentarios

El tráfico de esclavos en la edad moderna (5)

La situación creada por las enfermedades hizo que creciese el aporte de esclavos africanos, pero hay que decir que, a pesar de ello, el tráfico de esclavos a lo largo del siglo XVI, fue muy modesto.

En 1533 el adelantado Francisco de Montejo obtuvo una licencia para introducir cien esclavos de los dos sexos a su gobernación de Yucatán, y en 1535 Rodrigo de Albornoz, contador de la Nueva España, obtuvo una licencia para introducir una cantidad semejante de esclavos, de los cuales un tercio eran mujeres. Pocos años después de la Conquista, Hernán Cortés –marqués del Valle de Oaxaca– celebró un contrato con el tratante genovés Leonardo Lomelí para introducir quinientos esclavos destinados a las haciendas del marquesado. En 1544, el Ayuntamiento de la Ciudad de México pidió y obtuvo licencia para introducir tres mil esclavos destinados al servicio de minas. Entre 1580 y 1650, se incrementó el comercio de personas esclavizadas provenientes de África occidental y oriental, de las grandes regiones de Senegambia, Guinea y Mozambique y especialmente de África central: el Congo y Angola. (Velázquez 2012: 62)

lunes, 25 de mayo de 2020 0 comentarios

1868-1898 GUERRAS SEPARATISTAS EN CUBA (3)

Los firmantes del “grito de Yara”, con un importante apoyo en las provincias de Camagüey y Oriente, iniciaban una guerra civil, que acabaría pasando a la historia como la “Guerra de los Diez Años” con el asesinato de un recaudador de impuestos.

domingo, 24 de mayo de 2020 0 comentarios

El amargo sabor del azúcar (4)

Esa asociación de intereses, o de subordinación vil provocó que en la última década del siglo XVIII Cuba se viese convertida en la primera productora mundial de azúcar… Con el consiguiente beneficio reportado a los capitales británicos, lo que propició la masiva importación de esclavos.

viernes, 22 de mayo de 2020 0 comentarios

España bajo el Islam (32)

Mohamed quedó contento con la destrucción de Muza, pero otro problema más serio le estaba creciendo dentro de sus propios dominios: Omar ben Hafsun.

En 852 había sido nombrado gobernador de Mérida el muladí Marwan Al-Yilliqi. En 868 se sublevó su hijo, Ben  Marwan, contra Mohamed I al frente de un grupo de mozárabes y de conversos (muladíes) descontentos con la situación social y las presiones fiscales.

miércoles, 20 de mayo de 2020 0 comentarios

Siguiendo con la guerra de Sucesión (y XXVIII)

Mientras crecía la presión sobre la carga de profundidad dejada por quienes llevaban décadas tratando sobre el descuartizamiento de España, en Europa la guerra continuaba entre Austria y Francia. El emperador Carlos planteó un congreso en Rastadt donde Luis XIV negoció a costas de España, renunciando a apoyar a su nieto.

lunes, 18 de mayo de 2020 0 comentarios

Las licencias en el tráfico de esclavos (1)

A principios de la Conquista, en La Española, y como consecuencia de la despoblación se hizo necesario tomar medidas para atender el desarrollo de las actividades agrícolas y mineras de la isla. Ello significaría el inicio de una actividad repleta de altibajos y que en casi todo el periodo estuvo en manos extranjeras: el tráfico de esclavos.

sábado, 16 de mayo de 2020 0 comentarios

Inquisidores (y 5)

REINADO DE FERNANDO VI (9/jul/1746-10/ago/1759)

Francisco Pérez de Prado y Cuesta (22/ago/1746-10/jul/1755). Nació en Aranda de Duero en 1678. Fue inquisidor de los tribunales de Córdoba y Sevilla. Obispo de Teruel (1732). Tomó posesión del cargo de Inquisidor General el 18 de setiembre de 1746. Durante su mandato se publicó un Índice de libros prohibidos. Falleció en Madrid el 10 de julio de 1755.

Manuel Quintano Bonifaz (11/ago/1755-1774). Teólogo. Elegido para los obispados de Córdoba y Segovia renunció a ambos. Confesor del Rey Fenando VI. Tomó posesión del cargo de Inquisidor General en setiembre de 1755. En 1774 renunció al cargo de Inquisidor General. Fue elegido Arzobispo de Farsalia. Falleció el 18 de diciembre de 1775.

REINADO DE CARLOS III (10/ago/1759-14/dic/1788)

Manuel Quintano Bonifaz. Continuó en el cargo.

Felipe Beltrán (27/dic/1775-30/nov/1783). Fue miembro del Consejo Real y Obispo de Salamanca (1763). Tomó posesión del cargo de Inquisidor General el 5 de mayo de 1776. Redactó un índice de las personas que tenían licencia para leer libros prohibidos. Murió el 30 de noviembre de 1783.

Agustín Rubín de Ceballos (1784-8/nov/1793). Nació en Dueñas el 24 de junio de 1724. Estudió ambos derechos. Canónigo de la Catedral de Cuenca y bispo de Jaén (1780). Durante su gestión como Inquisidor General publicó un Índice de libros prohibidos (1790). Falleció el 8 de noviembre de 1793.

REINADO DE CARLOS IV (14/dic/1788-19/mar/1808)

Agustín Rubín de Ceballos. Continuó en el cargo.

Manuel Abad y Lasierra O. S. B. (21/ab/1793-1794). Religioso de la Orden de San Benito. Nació en Estadilla (Huesca) el 24 de diciembre de 1729. Estudió Filosofía y Teología en Calatayud. Se doctoró en Derecho Canónico en la Universidad de Irache. Obispo de Ibiza (1783-1787) y de Astorga (1787-1791) y Arzobispo de Selimbria in partibus infidelium (1791). Por sus enfrentamientos con Manuel Godoy, el poderoso ministro del Rey Carlos IV, renunció al cargo de Inquisidor General (1794) y se retiró al Monasterio de Sopetrán (Guadalajara) y luego a su pueblo natal. Fue miembro de la Real Academia de la Historia. Falleció en Zaragoza el 12 de enero de 1806.

Francisco Antonio Lorenzana y Butrón (10/jul/1794-15/nov/1797). Nació en León el 22 de setiembre de 1722. Estudió Teología y ambos derechos en Valladolid y Ávila. Designado Obispo de Plascencia no llegó a tomar posesión del cargo (1765), luego de lo cual fue nombrado Arzobispo de México (1766-1772). Tiempo después fue elegido Cardenal (1789) y Arzobispo de Toledo
(1782). En 1794 fue nombrado Inquisidor General. En 1797 fue exonerado del cargo. Estuvo cumpliendo diversos encargos como embajador en Roma, luego de lo cual fue trasladado a Parma y Venecia. En 1800 renunció al Arzobispado de Toledo. En Roma el Papa le encargó la Congregación de Propaganda Fidei (1801-1804). Murió en esta ciudad el 18 de abril de 1804.

Ramón José de Arce y Reinoso (1798-1808). Nació en Celaya de Carriedo
(Santander) el 25 de octubre de 1755. Colegial del Mayor de San Ildefonso de Alcalá. Arzobispo de Burgos (1797) y Zaragoza (1801-1816). Miembro del Consejo de Estado (1803). En 1808 renunció al cargo de Inquisidor General. Murió en París el 16 de febrero de 1844.

REINADO DE FERNANDO VII  (19/mar/1808-29/set/1833)

Francisco Javier Mier y Campillo (1814-1818). Obispo de Almería (1801). Renunció  al obispado en 1816.

Jerónimo Castellón y Salas (7/jul/1818-1820). Obispo de Tarazona (1815). Fue el  último inquisidor. Falleció el 20 de abril de 1835.”

jueves, 14 de mayo de 2020 0 comentarios

Las Casas, un payaso al servicio de la corona ( y 10)

Y tiene que ser un alemán quién ponga los puntos sobre las íes:

En mi obra sobre Méjico he probado, cuan equivocadamente se ha supuesto como un hecho general, la disminución y destrucción de los indios en las colonias españolas; todavía existen en las dos Américas mas de seis millones de raza bronceada, y aunque se hayan disuelto ó confundido una cantidad de tribus y de lenguas, no se podría dudar, sin embargo, que el número de indios ha aumentado considerablemente entre los trópicos, en aquella parte del Nuevo Mundo donde no habia penetrado la civilización hasta Cristóbal Colomb. (Humboldt, 1826 tomo II: 124)

lunes, 11 de mayo de 2020 0 comentarios

La Controversia de Valladolid (3)

No obstante, parece que, efectivamente, en las encomiendas se producían excesos inaceptables, pero también es cierto que la sabiduría popular nos indica que no se pueden cazar moscas a cañonazos… Y a lo que parece, justo eso fue lo que hizo el buen dominico, obteniendo un crédito sin límites nada menos que en el Rey Carlos I, que no sólo protegió al autor de un libelo, sino que facilitó la difusión del mismo.

sábado, 9 de mayo de 2020 0 comentarios

La esclavitud y la piratería (y 4)

Un pirata holandés, Benjamin Raule, de Zelanda, tomó asentamientos en África, en la que posteriormente sería  Princestown, en Ghana, lo que serviría de trampolín para otros asentamientos, como en Arguin, desde donde pudieron llevar a cabo sus acciones de contrabando de todo tipo de mercaderías, entre las que destacaban los esclavos.
Al concluir la tregua de los 12 años entre España y las Provincias Unidas, Holanda creó la Compañía holandesa de las Indias Occidentales (en holandés: West-Indische Compagnie o WIC) el 3 de junio de 1621. Sería ésta compañía la que tendría más significación en la consecución de asentamientos en tierra.
La compañía contaba con una junta directiva de 19 miembros, conocidos como los Heeren XIX (señores), y contaba con cinco oficinas ubicadas en Ámsterdam, Rótterdam, Middelburg, Hoorn y Groningen, siendo su objeto primero el comercio, principalmente de esclavos, y la piratería, y la instauración de colonias holandesas, como las llevadas a cabo en Curaçao en año 1634, o Recife en 1630.
La ofensiva pirático esclavista llevó a los holandeses a intentar la toma del puerto del Callao, en Perú, en 1624, resultando fallido el intento, pero un año más tarde tomaron Bahía, capital entonces de Brasil, durante casi un año, y en 1630 tomaron Pernambuco.
La acción combinada de piratería y esclavismo representó para Holanda un provecho económico de envergadura traducido en un importante incremento del cultivo del azúcar con mano de obra esclava, que provocó en Holanda la creación de una poderosa colonia en la zona, para lo que destinó como gobernador al conde Mauricio de Nassau, descendiente de Guillermo de Orange, que sin embargo no pudo mantener la colonia ante el empuje de Portugal, que resolvió favorablemente la situación expulsando a los holandeses.
La edad de oro de la piratería y el esclavismo había llegado de la mano de holandeses e ingleses. En 1629, el pirata Piet Heyn, almirante de la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales aliado con Moisés Cohen Henriques, capturaba la flota de la plata; en 1630, 56 navíos al mando de Diederik van Waendenburgh y Hendrick Lonck toman Recife. En 1635 toman el Fuerte Nazaret, y en 1637 Mauricio de Nassau consolida  la colonia, e intenta retomar Salvador de Bahía.
Y en 1634 a conquista de Curaçao, en el Caribe venezolano significó, además de la presencia holandesa en el Caribe venezolano, la formación de un conglomerado de plantaciones azucareras que en diez años absorbió la importación de unos treinta mil esclavos africanos que cruzaron el Atlántico transportados por esclavistas holandeses.
Y esta actuación fue in crescendo, hasta producirse una gran conjura que abarcaba los territorios del Perú, de Colombia y de México. Una conjura que ocasionó la intervención de la Inquisición, que no perseguía casos de piratería y de contrabando de esclavos, sino tan sólo asuntos de fe.
La cuestión de un Auto de Fe como el de 23 de Enero de 1639 nos llama profundamente la atención, tanto por número de condenados a relajación como por el número de procesados. ¿Qué estaba pasando? Los documentos inquisitoriales sólo hacen mención a la cuestión de la heterodoxia de los reos y no a otras cuestiones, pero es menester realizar un análisis del por qué un Auto tan numeroso, y ello nos dará respuesta, no sólo a lo que se nos plantea en 1639, sino las cuestiones anexas (o prioritarias) que sucedían y provocaron al fin la celebración de este Auto de Fe.
Es el caso que en el siglo XVII, la colonia judía de Ámsterdam mantenía muy cercanas relaciones con sus correligionarios establecidos en América, al tiempo que colaboraba muy directamente en la piratería a través de la Compañía de las Indias Occidentales, creada en 1623 a imagen y semejanza de la Compañía de las Indias Orientales, de 1602, donde tenían intereses de primer orden, y con la que consiguieron asientos en Extremo Oriente e intentaron conseguir asentamientos en América.
Es también el caso que la mayoría de los procesados en Lima (la Inquisición no efectuaba una acusación sin estar en la certeza de la culpabilidad del imputado, inquirida con anterioridad a su detención) estaban relacionados, de forma más directa que indirecta con las actividades llevadas a cabo por la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales, financiadora de las actividades de los piratas, y que  en aquel momento se encontraba asentada en Curaçao, Pernambuco, Recife…
En torno a estos hechos, en Lima se produjo lo que fue conocido como Complicidad Grande, una conspiración política orquestada por los criptojudíos, en connivencia con la piratería anglo-holandesa.
La Complicidad Grande fue descubierta el 2 de abril de 1635, cuando fue detenido Antonio Cordero, que formaría parte, como reconciliado, en el Auto de Fe de 1639, sin recibir otro castigo que el destierro.
La trama incluía familiares de la Inquisición, como Ambrosio Morales, y como el capitán Martín Morata, empleado de confianza del virrey y su núcleo familiar, que como el de los principales implicados, formó parte del proceso, en que acabaron procesadas ciento sesenta personas.
La Complicidad Grande pudo tener lugar gracias a que los judaizantes acumulaban gran poder, económico y logístico, lo que les permitía controlar de manera “quasi mafiosa” la actividad comercial en Lima, donde los comerciantes que no pertenecían a su comunidad se veían obligados a efectuar transacciones que pueden ser entendidas como vejatorias.
Pero no era sólo el comercio a lo que aspiraban; sus contactos les permitían incluso aspirar a controlar algún almacén de interés militar, aunque de forma casi milagrosa no llegaron a alcanzar este extremo, ya que, según relata José Toribio Medina, de conformidad con los holandeses pretendían volar la ciudad.
Manuel Bautista Pérez, que acabaría siendo relajado al brazo secular, había amasado una de la más importantes fortunas del Perú gracias al tráfico de esclavos, siendo directa su relación con la VOC.
Si la Complicidad Grande significó una alerta de importancia en el Virreinato de Perú, no se trataba de una acción centrada en él, sino que, como queda señalado, tenía aspiraciones mayores.
Así, la Complicidad  no era una cuestión estricta del Virreinato de Perú. Siendo que la fuente del conflicto eran los establecimientos holandeses de Brasil, por lógica estaba extendida también por Cartagena y muy especialmente por México, donde se descubrió que varios de los procesados viajaban con frecuencia, supuestamente por intereses comerciales. No en vano, también en México se descubriría una conjura similar en 1642. La ramificación tiene connotaciones familiares y de negocio de tráfico de esclavos, al que se dedicaba Simón Váez de Sevilla, residente en México, que compartía apellido con cuatro de los procesados en Lima.
Y la importancia que la intervención de la Inquisición tuvo para el desarrollo del tráfico esclavista parece esencial, pues de haber triunfado la conspiración, ingleses y holandeses hubiesen encontrado un campo vastísimo para el exterminio de indígenas y el traslado de esclavos, ni más ni menos que lo que hicieron allí donde estuvieron; pero la Inquisición hizo un papel ejemplar: detuvo la operación y a un bajo coste de once relapsos.
Que en un sólo Auto fuesen condenado tantos reos no es común, sino muy extraordinario en la historia de la Inquisición, y destaca también que las actividades de los relapsos estaban relacionadas con la piratería y el tráfico de esclavos.
Finalmente, la conspiración fue atajada en Lima, Cartagena y México, pero los intentos, como demostraron las incursiones de piratas, no quedaron en el olvido; así, en 1655, Simón de Cáceres, judío portugués, planteó a Cromwell la conquista de Chile, que no se llevó a efecto. Sí se llevó a efecto en ese mismo año 1655, con su colaboración, la toma británica de Jamaica, donde fueron parte importante los marranos residentes. El conspirador compartía apellido con  Diego Morán de Cáceres, condenado en Lima, por bigamia, en 1625.


Texto completo: https://www.cesareojarabo.es/2019/09/la-esclavitud-y-la-pirateria-texto.html
viernes, 8 de mayo de 2020 0 comentarios

La guerra de los segadores (11)

Poco más tarde moría Pau Claris, a finales de 1641, y la Generalidad proclamó conde de Barcelona y soberano de Cataluña al rey Luis XIII de Francia.

miércoles, 6 de mayo de 2020 0 comentarios

LA REVOLUCIÓN CANTONAL (14)

El 12 de agosto Pavía entraba a caballo en Granada donde no había encontrado resistencia, procediendo a desarmar a los cantonalistas, para seguir su meteórica marcha y dirigirse a Málaga.

lunes, 4 de mayo de 2020 0 comentarios

De la guerra justa (4)

Si, ¡qué duda cabe!, hubo errores y vicios en la Conquista. También nuestra madre, Roma, tuvo errores y vicios. Ahí tenemos Numancia, donde Yugurta cometió las peores felonías que puedan hacerse a un pueblo; ahí tenemos lo actuado con Viriato… y ejemplos podemos sacar para aturdir… Sin embargo Roma, nuestra madre Roma, no se reduce a la actuación injusta de alguno de sus subordinados. La acción de Roma, como la acción de España, es tan inmensa que esos hechos tan terribles quedan, en la Historia, como anécdotas crueles llevadas a cabo por elementos supuestamente sujetos a Roma o a España, pero que en la práctica actuaron desoyendo las instrucciones que recibían.

sábado, 2 de mayo de 2020 0 comentarios

Nada en común (XXVIII)

¿Control de la banca? Por favor. ¿Desde cuando la banca se deja controlar por su protegido? ¿Cuánto dinero cuesta un voto? En las primeras décadas del siglo XX, los caciques compraban con dinero voto a voto. En esta democracia no sucede así, pero ¿cuánto cuesta la obtención de un voto?; ¿cuánto la de un millón de votos? ¿de dónde sacan el dinero los partidos para conseguir su objetivo? ¿qué costo tiene ese dinero? ¿cuándo y cómo es devuelto ese dinero? Los bancos lo saben muy bien. Entonces, ¿quién controla a quién? ¿quién sirve a quién?

viernes, 1 de mayo de 2020 0 comentarios

El color del esclavista (1)

El color del esclavista

Todas las razas, todas las civilizaciones, todos los continentes, todos los momentos de la historia, y particularmente el actual, se encuentran lastrados por el esclavismo, pero por intereses que si vienen ahora al caso no se acometen en este trabajo,  el común de la sociedad centra el asunto entre los siglos XVII y XIX.
 
;