jueves, 24 de septiembre de 2015

ESPAÑA BAJO EL ISLAM (5)

http://clio.rediris.es/n32/atlas/036.jpg

                                       
ESPAÑA BAJO EL ISLAM (5)
Cesáreo Jarabo

Extractos de la obra.


Con la acometida musulmana, las plazas del norte de España se rindieron sin enfrentamiento, saliendo al encuentro de los invasores para presentarles la sumisión.[1] Con estos actos, ciudades como Barcelona, (que fue tomada en 718) Pamplona, Gerona, Huesca o Tortosa consiguieron que se respetase el culto católico.[2] Sólo se resistieron parte de Asturias, de Cantabria, Vizcaya y Álava[3], y la Septimania se mantuvo, de momento, independiente.

Ardón, que reinó entre el 713 y el 720 fue un rey elegido por los nobles para seguir manteniendo la resistencia frente la invasión. Nombrado el 713 ó 714, fijó su residencia en Narbona, antigua capital del imperio visigodo. Justamente fueron las mismas ciudades que apoyaron a Paulo en su sublevación contra Wamba las que ahora apoyaron a Ardón. Pero el 720 ó el 721 el valí Abd al-Malik logró apoderarse de la ciudad, sometiendo a los condes godos y deponiendo a Ardón.

En el valle del Ebro, Casio, comes gobernador de la zona, se convirtió al islam y se hizo vasallo de los Omeya, creando un reino muladí que jugaría importantes papeles en el devenir histórico; unas veces apoyando al invasor, otras veces apoyando a quienes reconquistaban, y que llevó a los Banu Qasi a titularse “terceros reyes de España”… Una posición ambivalente que unas veces hacía surgir el valor de lo hispánico, y otras recordaba más a los hijos de Witiza.

Vista esta situación, Muza determinó zanjar los acuerdos tenidos con los hijos de Witiza y convertir la ayuda en conquista de España. Los hijos de Witiza serían debidamente recompensados, máxime cuando su colaboración seguía siendo imprescindible tanto para mantener pasivo al pueblo español dominado, como para denunciar a quienes eran partidarios de Rodrigo, que eran subsiguientemente asesinados.[4] Esto ocasionó ríos de sangre ocasionados por los invasores sobre los españoles, procediendo a quemar iglesias, y a asesinar sin piedad hasta a niños de pecho; estos hechos son recogidos por los cronistas árabes, en concreto por Al Maccari[5].

Pero eso sería a posteriori, La conquista, debemos reconocerlo, fue limpia y rápida, basada principalmente en pactos que en principio eran respetuosos con las costumbres e incluso más ventajosos que los aplicados en su momento por los godos, y desde luego, mucho más rápida que la conquista romana y que la conquista goda. Otra cosa es lo que más adelante pasaría, cuando los pactos no fueron respetados y la persecución por motivos religiosos y por motivos económicos acabaría con la vida y con la libertad de quienes habían cedido el control de sus vidas como consecuencia de su falta de fe en sí mismos y en su patria. No se puede entender la invasión árabe, sobre todo su rapidez, en un lugar como España, sino por la propia decadencia como pueblo.

Pero el éxito de Muza y de su liberto Tárik, que conquistó toda la península en nueve años y con un aporte de unos 200.000 invasores[1], y que junto a inmensas riquezas llevó a presencia del califa hasta 30000 prisioneros según unos cronistas árabes y hasta 100.000 según otros,[2] tuvo una extraña recompensa del califa Sulayman, que tras acusar a Muza de haberse quedado con unos impuestos y con unos bienes entre los que se contaban 24 diademas de los reyes que habían sido de España y una mesa ricamente adornada donde figuraba el nombre de Salomón, lo condenó al pago de 4.030.000 dinares y le privó del dominio sobre Tárik, que le había traicionado, en concreto en el asunto de la mesa de Salomón.[3]


[1] Al Andalus 711-1031 Manuel Sánchez.  http://www.vallenajerilla.com/berceo/sanchez/alandalus.htm
[2] Historia de los Mozárabes de España. Fco. J. Simonet Pag. 33
[3] La España Musulmana. Claudio Sánchez Albornoz


[1] Historia de los Mozárabes de España. Fco. J. Simonet Pag. 59
[2] Historia de los Mozárabes de España. Fco. J. Simonet Pag. 59
[3] Orígenes de la Nación Española, El reino de Asturias. Claudio Sánchez Albornoz. Pag. 92
[4] Historia de los Mozárabes de España. Fco. J. Simonet Pag. 31
[5] Historia de los Mozárabes de España. Fco. J. Simonet  Pag.32

0 comentarios :

 
;